Revestimiento

Capas sin poros y sin fisuras con una larga vida útil - alta calidad de superficie - durabilidad excepcional

Proceso

El cladding con láser genera revestimientos con una vida útil a veces incluso más larga que la de los recubrimientos galvánicos. El cladding con láser utiliza alambre o polvo. El haz del láser crea un baño de fundición en la superficie de la pieza de trabajo, a la que se añade simultáneamente el material de revestimiento (alambre o polvo) fundido por el láser. El tiempo de exposición es breve y sólo genera un retraso menor, ya que el enfriamiento es rápido. El resultado es una capa conectada con el material básico metalúrgicamente. Es más resistente que los revestimientos creados por pulverización térmica y, comparado al cromado duro, por ejemplo. Además es inocuo para la salud.  

Ventajas del proceso de los láseres de diodo

Las características y el perfil del haz top-hat del láser de diodo crean un baño de fundición particularmente uniforme que produce revestimientos de grano fino, libres de poros y fisuras. El post-procesamiento se reduce al mínimo. Integrado en los sistemas para una velocidad extremadamente elevada&nbsp y desarrollado por Fraunhofer ILT, también pueden usarse para crear revestimientos muy delgados, que hasta ahora sólo eran posible con cromado duro.

Ventajas a simple vista

  • Bajo tiempo de exposición y profundidades del láser
  • Enlace metalúrgico del material de recubrimiento y el material básico
  • Capas más constantes que los recubrimientos por pulverización térmica  
  • Alta calidad superficial y retrasos mínimos, prácticamente no se requiere ningún procesamiento posterior
  • Tiempos de procesamiento breves, alta eficiencia energética 

Ejemplos de aplicación

Herramientas de perforación

El desarrollo de yacimientos petrolíferos y gasíferos requiere herramientas de perforación de alto rendimiento que se someten a un alto estrés y que no alcanzarían una vida útil larga sin protección contra el desgaste. Es por ello que los revestimientos especiales, que se fabrican cada vez más con cladding con láser, se han convertido en el estándar desde hace ya cierto tiempo. En este aspecto, los láseres de diodo LDF y LDM de Laserline han obtenido muy buenos resultados: el baño de fundición altamente uniforme y calmo evita deformaciones del material básico y crea revestimientos de alta calidad con excelente adherencia. Los métodos convencionales de recubrimiento duro, por ejemplo, plasma cladding con aporte de polvo, no ofrecen una vida útil tan prolongada.

Para los clientes dedicados a la extracción de petróleo, la minería, las industrias del papel y del metal, Technogenia recubre, con la ayuda del láser de diodo de Laserline, componentes con un polvo especial de carburo de tungsteno. 

Maquinaria agrícola

Las capas de carburo típicas destinadas a proteger los discos de las sierras y las cuchillas del desgaste y la corrosión se pueden obtener con la ayuda de los láseres de diodo de Laserline. El baño de fundición calmo no deja impurezas, y gracias a la exposición superficial al calor, no se producen demoras para preocuparse. Las capas de carburo de hierro, al igual que las capas de carburo de tungsteno o de cromo, también son posibles.

Dado que el método de revestimiento más exitoso hasta el momento, el cromado duro, está siendo amenazado por una prohibición en la UE, la industria está en la búsqueda de alternativas. Hasta el momento, el cladding con láser parecía inadecuado ya que el proceso era demasiado lento y no permitía un recubrimiento lo suficientemente delgado. Sin embargo, el Instituto Fraunhofer de Tecnología Láser (ILT) desarrolló un método patentado que permite altas velocidades de procesamiento y bajo espesores de capa: el cladding con láser de alta velocidad (EHLA). Inicialmente, el método sólo se diseñó para recubrir componentes rotacionalmente simétricos, pero también es aplicable para recubrir otros componentes. Los láseres de diodo de alta potencia de Laserline se utilizan con éxito en aplicaciones de cladding de alta velocidad.